¡FELIZ CUMPLEAÑOS FAMILIA ICAM!

El próximo 22 de abril celebraremos el cumpleaños número 32 de nuestro colegio, un año más de la construcción de un sueño. Un poco de historia nos viene bien: en 1827 el cantón o región de Ubaté contaba con 8 escuelas en donde estudiaban cerca de 192 estudiantes. Por aquellos años, un líder indígena soñó que entregando la hacienda Novilleros al municipio sus descendientes podrían estudiar. En 1979 el padre Bernardo Torres Cruz creyó en ese sueño y convenció a los concejales para que en dicha finca funcionara el Hogar Juvenil Campesino de Ubaté. Y así empezó a ser realidad ese sueño, con una pequeña escuela rural creada en 1984. Un año después, otras personas buscarían constituir un colegio técnico de excelente calidad que respondiera a las necesidades de la región, pero tenían que resolver primero una gran dificultad económica: en ese momento la fundación contaba en el banco con $ 12.000, cifra que ni siquiera alcanzaba a cubrir los $ 13.600 que costaba un salario mínimo.

Surgió entonces la apremiante necesidad de constituir una empresa sólida y sostenible, con el respaldo de la parroquia de Ubaté y el de varias personas que compartían esos mismos sueños. En diciembre de 1989 la Secretaria de Educación de Cundinamarca concedió resolución para el inicio de las labores. Desde entonces se han graduado 462 bachilleres técnicos en 26 promociones. El colegio también ofreció bachillerato por ciclos para adultos y desde 2004 hasta 2011 graduó a 406 bachilleres en los municipios de Gama, Guasca, Tocancipá, Sutatausa, Carmen de Carupa, Susa, Ráquira y Ubaté.

En busca de la sostenibilidad y la autonomía en el 2003 se cambiaría la razón social del colegio, naciendo así el Instituto de Ciencias Agroindustriales y del Medio Ambiente (ICAM), con una estructura más moderna y ágil que le permitía la constitución de nuevas alianzas.

¿Y cuál ha sido la fórmula que ha logrado que en tan pocos años el ICAM sea un colegio reconocido y una empresa sólida?

Ofrecer educación pertinente, es decir que responda a las necesidades de la región. Es así como ha cambiado la modalidad técnica agropecuaria, por el procesamiento de alimentos y la producción animal; pasando años más tarde a ser agroambiental y ahora como el único colegio del departamento con énfasis en investigación aplicada.

Atreverse a hacer alianzas con organizaciones muy fuertes como la Conferencia Episcopal Italiana, el Gobierno del Japón, el Premio Nacional de Ecología, la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia, la seccional de la ONU para el medio ambiente, Colciencias, entre otras.

No tener miedo a innovar: hacer equipo con madres y padres de familia, trabajar por seminarios, introducir materias nuevas, enseñar a los estudiantes a ser creativos e investigadores, a creer en sus capacidades y a trabajar por sus sueños.

A pesar del camino recorrido los retos cada día son mayores: ¿Cómo educar en medio de esta pandemia?  ¿Cómo aportar a la mitigación del cambio climático, la mayor amenaza para la continuidad de la especie humana? Seguramente encontraremos muchas respuestas, una al estilo ICAM: ¡Soñar, confiar y atreverse! O, la del escritor Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña, en sus lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”

¡Felices 32 años para toda la familia ICAM!

Ing. RAFAEL RINCÓN M.

Rector ICAM Ubaté